jueves, 1 de febrero de 2018

Semana de los Derechos Humanos en el IES Juan de Herrera

      "Enhorabuena a todos y todas que habéis hecho hoy el pasaclases. Y a las que habéis estado en la mesa de recogida de firmas. ¡Bravo!"
      Es el mensaje de whatsapp de uno de los profesores del Grupo Escolar de Amnistía Internacional de nuestro Instituto, el Juan de Herrera, el primer día que dedicamos a los Derechos Humanos, tras la jornada mundial dedicada a ellos, el 10 de diciembre que este año cayó en domingo.

      El 'pasaclases' es una actividad que llevamos realizando desde hace años, consistente en que, por parejas, difundimos lo que hace el Grupo Escolar a todas las clases del Instituto. Parejas de los primeros cursos de la ESO entran en las clases de Bachillerato y de 4º, y son los mayores del Grupo quienes entran en las clases de los más pequeños. Van siempre en compañía de alguien adulto, casi siempre profesores, pero esta vez también se nos sumó una madre de alumnos.
      Resulta complejo organizarlo, pues es necesario pensar muy bien en qué clase entramos, de qué clase salen nuestros activistas, y qué adultos tienen disponibilidad en esos momentos. Hay también que comunicarlo al Claustro de profesores, de modo que todo el mundo quede avisado.
      Pero vale la pena ese esfuerzo extraordinario cuando nos damos cuenta de que forma ya parte del paisaje habitual de diciembre que grupos de personas con sus chalecos amarillos recorran los pasillos con la misión de transmitir nuestro mensaje.
      Una vez dentro de las clases, explican qué es Amnistía Internacional, qué es la Red de Escuelas y qué hace nuestro Grupo Escolar. Después presentan las propuestas de cada año.

      En 2017 recogíamos firmas por Sakris Pupila, un defensor de los derechos de las personas transgénero en Finlandia, y por el movimiento hondureño indígena MILPAH, que reivindican la propiedad de sus tierras. Durante los cinco recreos de la semana, y en el Nocturno, reunimos 374 firmas para el caso de Sakris, 111 para el Gobierno de Honduras, y 121 mensajes de ánimo para MILPAH. Unidas nuestras firmas a las que se recogen en esos días por todo el mundo, hace que se muevan leyes, que se trate mejor no solo a las personas que dan nombre a la campaña, sino también a muchas otras que están en su mismo caso. Es el gran objetivo de este verdadero maratón de firmas universal.

      En el 'pasaclases' animamos también a escribir las postales de la campaña 'Regala tus palabras', para tres personas, el defensor de Bahréin, Nabeel Rajab, la activista camboyana por el derecho a la vivienda, Tep Vanny, y el intelectual chino Ilham Tohti. Luego, en ciertas clases de Inglés, se hizo la lectura de los casos en voz alta y se suscitó un debate que conllevó que
prácticamente todos los alumnos hiciesen un borrador escrito en inglés para las postales. Una alumna especialmente meticulosa, utilizó un programa de traducción on line para convertir su mensaje en el idioma de cada una de esas tres personas, y lo copió meticulosamente en sus tarjetas, letra a letra en caracteres extraños.

      En cada clase explicamos la campaña permanente 'Recicla tu móvil', que hace reflexionar sobre el coltán y pretende que las compañías de telefonía móvil indaguen si se cumplen los Derechos Humanos en su cadena de producción, y rechacen el trabajo infantil en las minas, el empleo de menores en las guerras por el control de ese mineral, o las violaciones de mujeres como arma de esas guerras.

      En esa semana de los Derechos Humanos, hay miembros del Grupo Escolar que se estrenan en hablar en público, llenos de nervios, pero disfrutan, porque lo llevan bien ensayado, creen en ello, y lo transmiten desde su verdad, con lo que captan el interés de quienes los escuchan, e incluso suscitan aplausos sinceros y bien merecidos. Les parece una experiencia emocionante, maravillosa de transmisión de valores, desde el convencimiento de que los Derechos Humanos hay que protegerlos siempre. 

      En la siguiente reunión semanal de los viernes, valoramos cómo había ido la semana.
      En relación con la recogida de firmas, se destacó que estar en las mesas durante los recreos era muy gratificante, ya que mucha gente se paraba a preguntar y a firmar, tanto alumnos, como conserjes o profesores. También tuvo muy buena acogida que se hubieran lanzado a buscar firmas por el patio.

      En cuanto a la exposición sobre la Convención de los Derechos del Niño, que paralelamente y gracias al trabajo de la clase del Grupo Específico Singular, estuvo colgada hasta el último día del trimestre en la planta baja del Instituto, lamentamos que no tuvo demasiadas visitas, y que los carteles nos parecieron poco atractivos para la edad de Secundaria, aunque quizá sí sea apropiada para Primaria. Aun así, opinamos que es importante informar de los Derechos de la Infancia.

      Comentamos el 'pasaclases' desde el punto de vista de quien lo hace y de quien lo escucha. La valoración general fue positiva. Algunos hicieron notar que el comportamiento de sus clases había sido mejor que el habitual del día a día. Destacaron que en algún caso habían permanecido hablando de Derechos Humanos toda la hora, y que en otras, encontraron que precisamente en ese momento estaban con una actividad sobre DDHH. 
      En otro sentido, también surgió la crítica de una alumna del Grupo, que habló del estrés que le supuso haber tenido que entrar en más clases de las previstas, y que en todas ellas hubiera chicos de veinte años, cuya atención era difícil de captar. Menos mal que sus profesores se habían impresionado al escuchar a una persona tan joven hablar tan bien de un tema desconocido para algunos de ellos.  
      Hay quien habla de la impresión inicial de saber que tantos alumnos iban a estar oyéndolos, pero al final se olvidaban, porque se daban cuenta de que se trataba de una gran oportunidad para que más gente se apuntase al Grupo Escolar. De hecho, hubo personas que preguntaron qué hay que hacer para pertenecer a él, y, tras las vacaciones, hemos tenido nuevas incorporaciones. También el asistente de Inglés se ha incorporado a nuestras reuniones tras una clase de 4º en la que se trató de la Declaración de los DDHH, pues quedó impresionado por el trabajo y por la actividad del Grupo.
   Por su parte, la madre de alumnos, que había acompañado a principiantes, ella con su propio peto de Amnistía, quedó muy gratamente impresionada. Valoramos finalmente muchísimo la muy buena acogida del profesorado de todas las clases en las que habíamos entrado, y se lo hemos agradecido de forma personal y mediante un correo electrónico general.

      En definitiva, después de todo este trabajo, nos sentimos muy satisfechos de haberlo hecho, de haber contribuido a extender nuestra labor y de contagiar la necesidad de luchar por los Derechos Humanos. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario