domingo, 4 de febrero de 2018

Cuarenta y seis mantas de lana tejidas a mano. Las IAIAS

            Hoy lunes en nuestro Instituto empieza la III Recogida solidaria para personas desplazadas en Siria, y por eso el viernes quedó preparado el vestíbulo, con cajas abiertas que irán 'llenándose de esperanza', como dice nuestro cartel.
      Las aulas se habían ido vaciando a las dos y cuarto, como cada viernes, pero no todo el mundo se marchó directamente a casa, sino que, una vez más, como cada viernes, unas cuarenta personas entre alumnado y profesorado, nos encaminamos a la cafetería y, tras debatir distintos asuntos mientras comíamos, nos pusimos manos a la obra: a armar cajas y reforzarlas con cinta de embalar, a poner una mesa cubierta con el hule de Amnistía y, sobre ella, una muestra de los productos que recogeremos; a diseñar carteles, a imprimir etiquetas, a buscar atriles...
      ... Y a guardar las ¡cuarenta y seis mantas! que nos ha donado la Asociación IAIA (Asociación de labores solidarias de la IAIA). Preciosas mantas de múltiples colores, de distintos tamaños, de puntos diversos tejidos en cuadraditos de lana. 
     Tenemos que contarlo bien: el miércoles por la noche nos escribió Carolina, una de las personas de Aldeas Infantiles SOS que habían colaborado en nuestro Festival de noviembre, anunciándonos que las IAIAS tenían mantas de lana tejidas a mano para mandar a Siria con la campaña solidaria de nuestro Grupo. Es inenarrable la emoción provocada por semejante ofrecimiento, y esa emoción creció cuando, por medio de su web, conocimos el proyecto imaginativo y humano que desarrollan las IAIAS. 
      ¡Qué buen nombre para esta Asociación! Contrariamente a lo que primero habíamos pensado, ese nombre de IAIAS no son siglas, sino la forma cariñosa de llamar a las abuelas en catalán. ¡Claro! ¡Yayas! Porque quienes tejen esos cuadraditos son mujeres de Centros de la Tercera Edad.  

      Cuanto más conocemos el proyecto, más crece nuestra admiración. Las personas de la asociación recogen ovillos, madejas de lana que dona la gente de forma altruista, y ellas llevan esa lana a residencias. Allí, las residentes elaboran sus creaciones mientras pasan el tiempo concentradas en su labor, con la mente activa, en compañía de otras. Una tricota, mientras la de al lado hace ganchillo, y comentan sobre el punto tal o cual, pero también recuerdan aquella colcha que costó noches enteras terminar, o los visillos diferentes de las ventanas de toda la casa, los paños de un punto que le enseñó su vecina, las decenas de baberos de perlé para regalar a bebés a lo largo de los años o los gorritos a juego con patucos y jerseicitos de recién nacidos, la toquilla que hizo su cuñada, el puesto del mercadillo de los lunes donde encargaba la lana, los callos de los dedos, la artrosis que fue dejando doloridas y agarrotadas como sarmientos sus manos ...
      Tejen mientras cuentan historias que son repaso de su vida y poco a poco su cuadradito de lana va tomando forma, de un color que combinará con el que está haciendo la de enfrente. Así pasan los ratos. 



      Y cuando están terminados, pasan las de las IAIAS a recogerlos todos y los unen formando esas preciosas mantas que nos esperaban en su modesto local de Villalba y que nos entregó Sagrario, una voluntaria encantadora que nos habló de mujeres mayores que tejen a pesar de que les falla la vista, a la vez que  cosía diligentemente etiquetas a unos ositos de lana que van a ir a otro destino solidario.
      Con Sagrario y su hija cargamos las mantas en nuestro coche, llenando hasta los topes el maletero y todo el asiento de atrás. 




      Son esas mantas que el viernes pasado hemos palpado con admiración en la reunión del Grupo, y luego hemos doblado y metido en sus cajas con el mensaje "Dona tu ovillo", contribuyendo a esa red de solidaridad que las IAIAS tejen. 

      Estas mantas llegarán a Siria, a campos de personas desplazadas porque la guerra las ha expulsado de sus hogares. Y las abrigarán. Es una lana especial. De las IAIAS. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario